Concentrado en el Juego

Desde que comencé en el mundo del póker, una de las mas grandes lecciones que aprendí, fue la de mantenerme enfocado, siempre concentrado en el juego.

Algunas personas simplemente tienen lo que los menos afortunados llamamos “la suerte”; otros necesitamos de consejos y hasta de técnicas de orígenes marciales o tibetanos para poder conseguir resultados positivos en el juego, y en un juego donde lo que se apuesta es dinero, eso hace que sea importante a menos que tengas un árbol que produzca billetes en tu jardín.

Cualquier cosa, fuera del juego, te puede llevar a perder la concentración, ya sea desde antes de sentarse a jugar, o durante el juego. Situaciones fuera de la mesa como una mala pasada en el parqueo, una discusión acalorada o incluso cualquier ligera distracción en bikini pueden terminar haciéndote el juego una pesadilla.

Las chicas en los casinos no están ahí solo para deleitar tu vista u ofrecerte licor gratis mientras juegas; que es algo que también hay que cuidar.

Cuando llegas a jugar póker, entonces póker es lo único que tiene que rondar en tu mente. Hay todo tipo de distracciones afuera de la mesa de juego, pero también hay que cuidarse de las que se generan una vez que ya estas dentro.

Hace un par de años, jugaba en las últimas etapas de un torneo donde se jugaban limites altos. Había logrado recuperar mis chips y terminar de segundo después de tres mesas. Usualmente nunca había llegado tan alto, siempre quedaba entre los 30’s, pero esta vez me había llegado una buena porción de suerte y pude escalar hasta la mesa final.

Había olvidado todo, en esos momentos, mi mente estaba enfocada en el póker. Llevaba un par de semanas jugando insistentemente; mi estilo de juego había mejorado y me sentía bastante confiado.

No recuerdo el momento exacto en el que la mayoría de mis chips estaban frente a mi oponente. Fueron segundos, Una mala decisión y una perdida masiva de chips había sido suficiente para hacerme caer increíblemente deprisa y suficiente para arruinar mi concentración. El golpe fue tal que para cuando me di cuenta ya estaba sangrando chips fluidamente y había tocado el fondo.

Mis esfuerzos por concentrarme y recuperarme fueron en vano. Me percate de que uno debe analizar si esta jugando al 100% en vez del 80%-90% que suele utilizar la mayoría de la gente. Si uno cree estar listo para poder entrar en las mesas grandes, jugar bien y competir sabiendo que uno tiene y puede hacerlo contra cualquier oponente, esto crea un efecto positivo en el juego de cualquiera. Los Pros siempre llegan a dar todo lo que tienen en los grandes torneos y es algo que los novatos deben aprender.

Lo había logrado, pero aun tenía que trabajar en esos casos de frustración dentro de la mesa, que son los verdaderos causantes de una desconcentración.

Jugar bien se puede atribuir a muchos factores y saber que uno esta enfocado y jugando bien es uno de ellos. La próxima vez que intentes probar tu suerte y te sientes a jugar, recuerda tener la mente clara, concentrarte al máximo y olvidar todas las experiencias que han ocurrido durante el día, si juegas póker por Internet, asegúrate de apagar la radio o la televisión y que nadie alrededor pueda sacarte de tu concentración; pero no olvides que la idea del juego no es solo hacer dinero, también es la de divertirse y eso ayuda a combatir las frustraciones que podrían causar daños mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *